fbpx

¿HAS PERDIDO TUS DETALLES?

El amor no es una prisión

No es una prisión
No es una prisión

El amor no es una barrera que acaba consumiendo los sueños.

Necesitamos salir de esta prisión, hablaré con ella

– Escucha, tenemos que hablar.

– ¿Qué sucede ahora?

Creo que estamos haciendo las cosas mal.

– ¿Por qué lo decís?

– ¿Sos feliz?

– Si, claro.

– Eso fue una respuesta automática. Por favor, tomate un segundo para responder con la verdad.

– Bueno, a veces sí y a veces no.

– Y ¿Sos libre?

– Si, en efecto.

– Insisto, reflexioná. ¿Estás siguiendo tus sueños? ¿Ninguna de tus decisiones y/o elecciones está condicionada?

– Si, puede ser; sin embargo soy libre.

– Claro, en una teoría muy generalizada. ¿No notás cómo nos estamos haciendo daño? El modo en que nos auto-encerramos en una prisión…

– Iluminame.

Es complicado notar las cadenas

No sé cómo pasó, pero forjamos una relación dependiente y, aunque al principio todo era felicidad, con el tiempo la fuimos ensuciando con malestares y hoy vivimos quejándonos, en un estado de disconformidad.

– Es que ya no somos los mismos.

– Claro que los somos, aunque evolucionamos y nos acoplamos a las necesidades del otro; más estamos en rumbo de perder la esencia.

– Yo no lo veo tan así.

– ¿Qué fue aquello que te llamó la atención de mí?

– Tus deseos de comerte al mundo.

– Y los estoy perdiendo. Pienso más en vos qué en el mundo y sin embargo parece que siempre terminamos en pelea. De igual modo, yo siempre amé tu facilidad para amar todo lo que hacías, el brillo que irradiabas, tu capacidad para resolver siempre todo con alegría y sonrisas. De eso no queda mucho, ¿O me equivoco?

– Queda, pero tengo que admitir que algo cambió. ¿A dónde querés llegar?

– Estoy intentando abrir los ojos para evitar que esta magia hermosa que logramos inventar, no se derrumbe.

¿Cómo liberarse?

– ¿Qué propones?

Separemos los caminos por unos días o viajemos por el mundo, dupliquemos la pasión. Cualquier cambio, positivo o negativo nos va a salvar de los brazos opresores de la monotonía.

-Sabes que eso es un viaje de ida.

-Tal vez lo sea, pero realmente no lo sé. Solo tengo claro que seguir así nos va a llevar inevitablemente al caos. Que con estos pasos nos estamos comprando una sentencia firme de muerte segura, en una prisión amarga y oscura que no se encuentra a tanta distancia.

Leé más contenido en FACEBOOK e INSTAGRAM

SUBIR
0Shares