fbpx

¿HAS PERDIDO TUS DETALLES?

Prefacio de vacío

prefacio de vacío
prefacio de vacío

Todo comienza y acaba en vacío

Bueno, acá me encuentro de nuevo, solo y vacío. Tan amarga es la existencia de este instante que ya puedo saborear algo de dulzura en ella. Era predecible esta sumisión putrefacta, luego de tan armonioso ciclo de disfrute pleno y amor sin medida. Todo lo bueno acaba, siempre acaba; como así también concluye lo malo. Y uno aprende, y crece, y se fortalece; pero también se destruye y se fragmenta, incontablemente, a niveles insospechadamente trágicos. Es parte del vaivén, supongo, del péndulo de la vida; una característica en nuestra raza, de nuestra era, por nuestro entono autogenerado. Siempre ocurrió y seguirá ocurriendo; no veo por qué yo podría ser la excepción.

El vacío lleva su nombre

Ella se fue, como se va todo lo que uno busca que se quede; me dejó, como te deja todo aquello a lo que uno se aferra. Podría detestarla tanto como la amé; pero eso no tiene lógica, ni sentido. Ella no tiene la culpa; al fin y al cabo yo no le di lo que necesitaba, de otra manera hubiese estado plena y feliz de quedarse. Yo tampoco puedo culparme, hice lo que estuvo a mi alcance. Claro que pude haber hecho más; pero en esas circunstancias, con esa combinación de causas y efectos, todo salió como debía salir. Las cosas que suceden son las únicas que podrían haber ocurrido; es algo que aprendí a la fuerza y tuve que aceptar, por mucho que suene a un mero pensamiento subjetivo.

El ciclo nuevamente lleva a la plenitud, aunque a veces tarde

De acá en adelante solo veo negrura, vacío. De igual manera, eso no parece ser tan malo. Adentrarse en lo desconocido siempre tiene algo de beneficioso, como un poco de adrenalina que inyecta el énfasis de vivir cuando uno ha perdido el ánimo. Ya no tiento al destino diciendo que nada peor puede pasar; puesto que la experiencia me ha dejado muy claro que siempre podemos estar un poco peor y también un poco mejor, que los límites se van corriendo con las situaciones y el tiempo.

Duele

Mis lágrimas están tan secas que incluso han anestesiado a mis nervios y casi apenas si puedo notarlas brotar; mis labios han permanecido tanto tiempo sin dibujar una sonrisa, que incluso forzarla es algo que cuesta y duele; mi corazón tiene tantos orificios que los parches han comenzado a superponerse. Seguro que hay personas más complicadas que yo; simplemente hablo de un desamor constante y marcado; de pérdidas que, aunque desgarradoras, pudieron ser toleradas; de vacíos tan profundos como la nada misma y angustias tan marcadas como las que deja el silencio más filoso.

Salir del vacío es la única opción que queda

Sé que puedo salir, ponerle de nuevo el pecho a las balas, rearmarme de alguna manera y re emprender mi viaje. Claro que sé que voy a volver a encontrar la felicidad y que lamentablemente, en algún momento, por algún triste motivo, volveré a perderla. Sé que nada de eso importa, porque no ha ocurrido. Tengo que tomar las riendas que guían mi destino, puedo contribuir a que esté un poco más allá o algo más acá. Me toca volver a intentar. De acá en adelante el camino solo va a ser ascendente y hacia adelante. Voy a reactivar mis energías a afrontar nuevos sueños, a recorrer nuevos caminos, a vivir aventuras inexploradas. Voy a salir del vacío que me oprime y voy a disponer a ser libre de nuevo.

Podés visitar la página de FACEBOOK y la de INSTAGRAM

PODÉS ADQUIRIR MIS LIBROS ACÁ A UN PRECIO INCREÍBLE.

SUBIR
0Shares